Siglo XXI: El Neobarroco y los muebles contemporáneos

 

MUEBLES-CONTEMPORANEOS

El Neobarroco: reivindicando la elegancia y el estilo del siglo XVIII

Salvador Dalí vino a México y nunca más quiso volver. Decía que no soportaba estar en un país más surrealista que él mismo. Y tenía razón: nuestro país tiene un no sé qué, un algo que hace que abunden ideas llamativas, coloridas y extravagantes que no tendrían cabida en otros lugares.


Ya sea con las elaboradas recetas de la gastronomía, con la arquitectura, la decoración o cualquiera de las artes concebibles, tanto propios como extraños encuentran aquí un lienzo abierto a la experimentación y a las combinaciones más insospechadas.

¿Por qué revivir un estilo de hace cuatro siglos?


En realidad, la simplicidad y el minimalismo nunca ha sido lo nuestro. Durante la colonia, aquí florecieron los estilos plateresco y churrigueresco como en ningún otro sitio. Durante el porfiriato, la capital fue más afrancesada que el propio París. Y aunque en años recientes tratamos de adoptar los estériles estilos vanguardistas escandinavos, definitivamente no nos van.


Todos hemos tenido que usar la silla Eames típica de los establecimientos comerciales, o la silla Lounge Barcelona; pero en realidad pocos de nosotros tendríamos algo así en nuestra sala. Son diseños fríos y ajenos.


Estas inquietudes incomodaban a los diseñadores de interiores y a los fabricantes de muebles contemporáneos. Hasta que a alguien se le ocurrió abrazar nuestra herencia barroca y traerla al siglo XXI. Así nació el Interiorismo Neobarroco.



¿Qué hace tan especial al Neobarroco?

En este estilo se conjugan formas, texturas, estampados y contrastes de colores con resultados fenomenales. Y sin duda su elemento esencial son los muebles de diseño.


Estos muebles, de gran riqueza formal y gran confort traen de vuelta la humanidad a un siglo marcado por la tecnocracia. Los colores ricos y vibrantes les dan un impacto visual tan poderoso que no hay manera de ignorarlos. El interiorismo neobarroco no es anónimo e impersonal, sino que por el contrario, es protagonista.


Un estilo con lo mejor de ambas épocas

Como dijimos, el neobarroco se trata de juntar lo mejor de ambas épocas, y eso se nota especialmente en los materiales de los muebles: sería muy poco ético ponernos a talar los pocos árboles de maderas preciosas que nos quedan para fabricarlos. 

En lugar de ello, los diseñadores industriales encontraron otra solución. Idearon métodos para reproducir las delicadas e intrincadas formas de estos muebles con polímeros de alta resistencia. Y en lugar de sólo copiarlos, los re interpretaron para que tuvieran pudieran ser utilizados en los proyectos de interiorismo modernos.


Gracias a esto, los muebles neobarrocos son sumamente versátiles. Lucen espectaculares con tapicería en colores como rosas, amarillos, azules y blancos. De la misma manera, tienen cabida en espacios con muros de concreto aparente , al igual que en fondos con acabados de terrazzo. Y sobre todo, son de los pocos muebles que lucen bien en color dorado.

El neobarroco tiene un enorme potencial para crear atmósferas sofisticadas y elegantes. Puedes ver muchos excelentes ejemplos de ello en nuestro catálogo de productos.

Conoce nuestros Catálogos

    Entradas recientes

    Categorías