Historia del mueble de diseñador

Historia-del-diseño

¿Por qué el diseño es tan especial?


Existen muchas definiciones de diseño industrial, pero las más aceptadas concuerdan con que es una disciplina que busca mejorar las cualidades de los productos y objetos poniendo énfasis en la forma, función y uso, enfocándose en cómo el usuario se relacionará con estos. 


Es aquí donde entramos a un terreno totalmente conceptual. No te asustes, no nos pondremos intensos con la teoría del diseño, sólo señalaremos algo sumamente importante que muchas veces damos por sentado: nuestra concepción de un mueble.


Parafraseando la definición de Diseño Industrial, podemos decir que el mobiliario de diseño busca ser de gran calidad, funcionalidad, brindar confort y encima de todo esto, ser estético.


Tal vez te preguntes ¿Por qué es tan importante hacer énfasis en estas definiciones? Pues porque no siempre ha sido así.


Los Muebles de diseño en la historia


En la antigüedad, los griegos y egipcios no se complicaban la vida. Los tronos, sillas y muebles de la realeza eran en realidad sencillos y lo único que les distinguía de los de la gente común era su rica ornamentación. Pero por lo demás, seguían siendo objetos medianamente funcionales y no precisamente prácticos ni cómodos. 


Y ni qué decir del medievo. La ideología escolástica y la noción de que la humanidad no tenía hacia dónde ir porque toda la sabiduría y conocimientos que existían les habían sido dados mediante la palabra de Dios, estancaron el quehacer artístico de los ebanistas occidentales de la época, cuya labor quedó relegada a los templos y catedrales. 


El verdadero nacimiento de los muebles de diseño

Sin embargo, al llegar al renacimiento, las cosas cambiaron por completo. A los intelectuales se les ocurrió la idea del progreso y al poco tiempo fueron ellos -las personas con visión y ambición- quienes tomaron el control del mundo y relegaron a un segundo plano a los clérigos y a los conservadores.


En esta nueva ideología, ahora el hombre era la medida de todas las cosas y había sido obsequiado con el don de la razón y el entendimiento. Los “filósofos naturales”, ávidos de conocimiento, hacían toda clase de experimentos y Leonardo DaVinci dio el pistoletazo de salida de la antropometría con El hombre de Vitrubio.


En el marco de estos cambios, el florecimiento del comercio llevó a una redistribución de la riqueza y al surgimiento de una clase social con gran poder económico: la burguesía.


Estos burgueses tenían a su disposición una gran cantidad de recursos y un ardiente deseo por aprovecharlos. Fue en las grandes casas de la Europa del siglo XV donde se incubó el diseño industrial, el diseño de modas, la alta gastronomía y otras tantas artes y oficios.


Los ebanistas de esta época ya no tenían que trabajar haciendo altares dorados para los templos. En cambio, se dedicaban a elaborar el mobiliario con los que los burgueses vivirían su día a día. Por ello, los diseños ya no eran genéricos y anónimos, sino que estaban hechos a gusto y medida del usuario, y no era raro que estuvieran personalizados con el escudo de armas de su familia. Es entonces que comienza la historia del mueble de diseñador pues, al igual que en la pintura, surgen ebanistas, carpinteros y demás artistas de renombre que mostraban sus piezas en las grandes casonas italianas, francesas e inglesas.

 

Pasado el tiempo el diseño de mobiliario rompe el cascarón una vez más a raíz de los rotundos cambios sociales producto de la posguerra (1ra Guerra Mundial 1914). Como resultado Alemania vive un boom en las artes y oficios liderado por Walter Gropius con miras a un rediseño (reconstrucción) de una sociedad más civilizada y menos egoísta. 

 

Con este movimiento nace la reconocida Bauhaus (casa de construcción en alemán) cuyos principales anhelos eran el arte práctico, funcional, vívido (tanto para el usuario como para su creador); además perseguía en sus inicios ideales un tanto cuanto socialistas, mismos por los que, a la llegada de Hittler al poder, no queda más que esparcir las ondas vibrantes de su influencia con lineas rectas, simplicidad y eficacia en cada objeto diseñado bajo esta tendencia. 

 

¿A qué nos recuerda esto?


Estas ideas llegaron para quedarse. Aunque el mobiliario de las épocas siguientes tendría otro estilo, el concepto detrás de ellos siguió siendo el mismo, y aunque a lo largo de la historia han habido algunos altibajos, al final las ideas renacentistas así como las de la Bauhaus, han sido retomadas y perfeccionadas por los fundadores del diseño industrial moderno.

¿Y qué tiene que ver todo esto con nosotros?


La verdad, mucho. En NICHEO buscamos rendir un homenaje a las grandes creaciones de esta época que nos legó muebles (mobiliario) de gran belleza y buen gusto atemporal, pero reinterpretados y actualizados con materiales y tendencias del siglo XXI.


Creemos firmemente que las ideas de confort, personalización y estética,, que nacieron en esta época, no tienen fecha de caducidad y  lo comprobamos en cada uno de nuestros productos.


Enamórate de las atmósferas de inigualable sofisticación y elegancia que sólo pueden lograrse con muebles de inspiración histórica, estamos seguros de que te encantarán.

 

catalogo-en-linea

    Entradas recientes

    Archivos

    Categorías